Cuando tenemos la idea de emprender un negocio tenemos dos caminos. Por una parte, implementar tu idea con un negocio propio en donde lo haremos a prueba y error. O buscar un modelo de negocio probado que nos ayude a llegar a nuestro objetivo con mayor facilidad.

Imagina por un momento ese viaje que estas a punto de realizar a la playa y decides hacerlo vía terrestre tienes dos opciones. Tomar la carretera libre o la autopista de cuota, si te decides por la carretera libre puedes pensar que el viaje puede salir “más barato” sin embargo tienes que tomar en cuenta que tardaras más tiempo en llegar a tu destino, que el camino será más sinuoso y con mayor riesgo y por supuesto que no disfrutaras de estar tantas horas al volante por lo pesado del camino.
Pero si decides tomar la autopista de cuota, estas consciente de que tendrás que pagar un peaje, sin embargo, tendrás la garantía de que circularas por un camino que te llevara mucho más rápido a tu destino, donde se minimizan los riesgos ya que el camino es mas amplio, con mejor trazo, mejor peralte en las curvas y todos los señalamientos viales estarán más claros, haciendo que esas horas que pasaras atrás del volante serán más placenteras.
Pues en los negocios es lo mismo, si decides emprender por la libre lo harás tu solo sin una guía, sin asistencia técnica, es decir la solución de problemas estratégicos y tácticos los tendrás que resolver con base en tu experiencia, donde el riesgo y tiempo para llegar a tu objetivo será mayor.
Sin embargo, si decides emprender a través de un modelo de negocio el cual ya cuenta con un sistema establecido, con un Know How probado y efectivo te permitirá llegar a tu objetivo en menor tiempo y con menor riesgo.

En ambos casos debes de tomar en cuenta que la correcta operación depende ti. Pero al irte por un modelo de negocio estarás seguro de que tienes la receta correcta. Aunque es importante mencionarte que ni el negocio mejor asesorado vienen con garantía de éxito, todos conllevan un riesgo; hay que trabajar mucho en la correcta ejecución de nuestra operación, en acciones como encontrar al personal adecuado, lograr que trabajen conforme al sistema, capturar y retener clientes, controlar los gastos y costos, posicionar la marca, administrar el flujo de efectivo, mantener niveles de inventario adecuados y obtener utilidades.

En términos generales el iniciar con una modelo de negocio probado parecería ser más caro que iniciar un negocio independiente. Pero la realidad es que estás pagando por la experiencia que el dueño de la marca tiene; y aunque a primera vista la inversión sea mayor, si se realiza la comparación al final del camino entre la inversión en una modelo de negocio y los gastos que un emprendedor realizó en la creación de su negocio hasta dejarlo funcionando correctamente, el resultado sería que el emprendedor realizó un gasto mayor. ¿Quieres pagar por aprender de los errores de un tercero, o quieres aprender de los propios?

¡Comparte esta entrada, elige tu plataforma!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Un comentario
  1. Un comentarista de WordPress

    Hola, esto es un comentario.
    Para empezar a moderar, editar y borrar comentarios, por favor, visita la pantalla de comentarios en el escritorio.
    Los avatares de los comentaristas provienen de Gravatar.

    ·